UNIQUE YOURSELF

La libertad es para las PERSONAS ÚNICAS

ANILLOS

la intimidad a flor de piel


No son sólo el símbolo desde el inicio de la conexión entre dos personas (alianzas) la pieza romántica por anotomasia. Si no que también son la pieza de la autoestima. Los anillos los escogemos instintivamente por como nos hacen sentir. Son una pieza muy sensible para nuestro día día y por eso hay algunos aspectos a tener en cuenta:


Leer más

1. naturaleza del material

Si bien los anillos son la pieza que más disfrutamos también es la más expuesta al roce, los golpes y el agua. Si queremos que sea un anillo para toda la vida y llevarlo siempre (o casi siempre) es importante que el material no se deteriore fácilmente. Para un anillo de compromiso o alianzas cuya finalidad es ser una segunda piel sólo podemos garantizar que el oro lo resiste todo. Mientras que para situaciones más informales tanto la plata como el oro son buena opción. No conviene comprarlos de metales no nobles (latón, cobre o inferiores) porque generan alergias, nos tiñen la piel y se rompen con facilidad pudiéndonos hacer daño. Resumiendo recuerda:

  1. cuanto más delgado menos resistencia propia tiene y por eso necesita un metal más noble. Es decir un anillo extremadamente finito sólo podrá resistir si es de oro o calidad superior
  2. piezas ligeras. Son más cómodos pero hay que saber que si una pieza pesa poco puede ser por dos motivos:
    1. optimización: aligerado por dentro pero las paredes son suficientemente resistentes, equilibra la forma y el peso de forma óptima para la comodidad. Se encuentra en anillos antiguos, artesanos contemporáneos o en marcas que apuestan por la calidad y la exclusividad.
    2. especulación: abusos de técnicas de fabricación industrial que para reducir costes no fabrican un espesor de parede suficientemente resistentes. Son piezas que no se pueden reparar, y las marcas suelen ofrecerte cambiártelo por otro si siguen en garantía, pasado el tiempo NO hay solución.

2. combina sin complejos

Los anillos nos dan mucho estilo y expresividad. Hay varias estrategias para sacar el máximo partido:

  • combina todos tus anillos a la vez. Concentra tus anillos pequeños y medianos en dos o tres dedos. el contraste entre antiguos y modernos, las diferencias de alturas y gruesos, la suma de colores y texturas te dará mucha personalidad. El límite lo decides tu según según la comodidad.
  • elegancia de los anillos superlativos. La elegancia es tener estilo propio, por eso los anillos superlativos son grandes aliados. Si tu anillo es mediano, añade otro (mediano o pequeño) en el mismo dedo hasta conseguir el efecto superlativo. Cuidado con dos anillos superlativos en la misma mano pocas veces quedan bien. Si no estas segura lleva un único anillo superlativo.

3. ¿cuál es mi/su medida?

Curiosamente la medida de tu dedo no es tan importante como la sensación de comodidad por eso las medidas son altamente subjetivas. Pero no te preocupes todos los anillos (sólo los realizados en plata, oro y metales nobles) se pueden ajustar. Ten en cuenta tres posibilidades:

  • el calor  dilata, el frío contrae: este es el principal factor de variación en la medida de la mano. Se da estacionalmente: invierno y verano. Pero también entre el principio y final del día o después de hacer deporte. Recomendamos: mide tu dedo en una situación normal que puedas considerar promedio.
  • Ajustado o suelto: la sensación de comodidad es subjetiva para cada persona. Sin irte pequeño o grande puedes sentirlo demasiado ajustado o demasiado grande. Recomendamos: para un anillo finito o de brazo redondo una sensación de ajustado es buena. Mientras que para un anillo grandes o ancho la sensación de suelto es recomendable.
  • TABLA DE MEDIDAS: facilitamos el medidor de tallas. Aunque existan muchos matices subjetivos, existe una medida empírica del dedo que puedes ver aquí: http://www.koetania.com/shop/img/cms/CMS-pdf/TALLAS.pdf


Mostrando 1–50 de 55 resultados