La Vanguardia entrevista a esta pareja rebelde que propone joyas únicas personalizadas por los propios clientes. Parten de la máxima que todos somos diferentes y las joyas deben reforzar nuestra identidad en lugar de unificarlas como sucede con la joya industrial más extendida.